declaración de la renta 2021

La euforia que vive el mercado inmobiliario tiene fecha de caducidad. Estados Unidos la superó la semana pasada, con unos datos inquietantes en tanto que reflejan una caída en la compra de viviendas por segundo mes consecutivo.

Las ventas se hundieron un 7,2% en febrero y otro 2,7% en marzo, algo que no ha pasado desapercibido en España. Las cifras han puesto en alerta al sector, que vuelve a ver en EEUU un presagio de las convulsiones que podría vivir el mercado en Europa después de varios meses a toda máquina.

Hipotecas caras

El frenazo de las operaciones inmobiliarias ha sido atribuido al encarecimiento de los costes hipotecarios después de que la Reserva Federal decidiera subir tipos para frenar la inflación. Una escalada de precios que es, precisamente, el otro gran fantasma detrás del enfriamiento del mercado, por el impacto que ya ha tenido en la capacidad adquisitiva de los consumidores.

Los mayores costes de financiación han disparado el interés de la hipoteca fija hasta el 5% en la principal economía del mundo. En España, las hipotecas de tipo fijo todavía se sitúan algo por encima del 1,5% de media y los bancos todavía no han restringido la concesión de financiación, aunque el sector da por hecho un temido y demorado incremento de los intereses.

Subida de tipos en verano

Este entusiasmo contenido es el que se respira en el sector, tal y como ha recogido un reciente informe encargado por los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Cataluña a la consultora Deloitte. La incógnita es cuándo llegará el endurecimiento de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo.

Los analistas sospechan que la institución presidida por Christine Lagarde demorara este paso al menos hasta junio, pero no más allá de septiembre, para salvar la recuperación económica. «En cuanto suben los tipos, frena la demanda», recuerda Mercedes Blanco, CEO de Bgestión Global.

Reajuste en la demanda

La abogada y consultora destaca que en este contexto de «freno», la demanda «se reajusta». «Hay una presión por la subida de tipos que seguramente la retrasarán«, apunta.

Blanco recuerda que el mercado estadounidense es la «referencia» para avanzar tendencias inmobiliarias: «A ellos les afecta el tipo de allí y a nosotros, el de aquí, pero es algo a tener en cuenta si cambia la situación. Afecta», señala.

«Nos da miedo»

La ralentización del mercado inmobiliario en EEUU no preocupa solo en el segmento residencial. «Lo estamos empezando a escuchar y nos da miedo verlo y ver qué va a pasar», admite Guillermo Preckler, consejero delegado de la proptech especializada en locales comerciales Brickbro.

«Hay un miedo a que los tipos suban para contrarrestar la inflación. Eso tiene un impacto en la liquidez«, alerta. Preckler expresa temor a que los compradores dejen de percibir que es un buen momento para invertir en inmuebles por la financiación, a lo que hay que añadir la escasa oferta: «Hay riesgo de mercado roto, espero que si pasa, sea rápido».

 
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?